Cómo Jehová Dios nos ayuda a enfrentar la Crisis Económica

Crisis Financiera Mundial... pobres más pobres y ricos más ricos

Cómo Jehová Dios nos ayuda a

enfrentar la Crisis Económica

“Está escrito: No solo de pan vive el hombre,

sino de toda expresión que sale de la boca de Jehová”

Mateo 4:4

En estos tiempos, el vivir día a día está dominado por la angustia que genera enfrentar la peor Crisis Económica de los últimos tiempos.

El desempleo, alto costo de la vida, la pérdida de viviendas, las deudas impagables, generan profundos sentimientos de frustración e impotencia, sin que aparentemente haya solución a la vista.

Algunos en este tiempo miran en dirección a la religión como alternativa para enfrentar la crisis.

Pero, ¿puede Dios realmente ayudarte en medio de esta Crisis?

En estos tiempos necesitamos con urgencia que de “toda expresión que sale de la boca de Jehová” se manifiesten provisiones que requerimos para sacar adelante a nuestras familias. Necesitamos que Jehová provea empleos dignos a padres, a madres solteras, a jóvenes que necesitan pagarse sus estudios. Necesitamos que las deudas sean pagas, que los hogares no se pierdan, que las empresas se recuperen y lo que requerimos como sociedad en forma de bienes y servicios nos sea provisto, por la mano de Dios.

¿Es esto la llamada Teología de la Prosperidad?

No.

La Teología de la Prosperidad se basa en una serie de argumentos bíblicos sacados de contexto.

Jehová Dios, no requiere del oro y la plata de nadie, puesto que es el Dueño del oro y la plata, como lo indica la Biblia en Ageo 2:8.

Ni estamos bajo la obligación de pagar diezmos ni ofrendas a ninguna organización religiosa que nos venda un milagro a cambio de “pactar” u “ofrendar” o “dar contribuciones”. Eso sería rebajar al Dios Todopoderoso a una especie de intercambio. Te damos dinero, tú nos das un milagro, no es bíblico.

Jehová Dios ofrece ayudarnos a enfrentar esta crisis económica otorgándonos herramientas útiles que podemos usar. Examinemos a la luz de la Biblia estas 3 herramientas:

1. Orar

2. Ser como el mayordomo sagaz

3. Confiar en al abundancia

1. Orar

Salmo 65:2

Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.

Orar a Dios por ayuda

Orar a Dios por ayuda

Orar a Jehová Dios, con sinceridad y fe, exponiendo ante Él nuestros problemas económicos y financieros es necesario. La tradición religiosa nos ha enseñado que no debemos orar a Dios para pedir cosas materiales, pero esto no es lo que enseña la Biblia. Jesús nos enseñó en el Sermón del Monte: Pide y se te dará (Mateo 7:7). ¿Por qué no hacerlo? ¿Por qué no pedir al Dios Todopoderoso que nos ayude ahora con nuestros problemas económicos?

Tal vez no nos sintamos dignos de recibir dicha ayuda de Dios. Pero, en cierto sentido, podemos recordar al hijo pródigo que estando en una mala condición reflexionó,y actuó, regresando a casa, confiando en la bondad de su padre. Igual debemos hacer. Reflexionar en que no podemos enfrentar solos esta situación. Debemos acudir sin demora a Dios para que Él nos ayude y nos dé lo que necesitamos.

Si en Dios confiamos, y no en nuestro propio entendimiento u opinión de los asuntos, saldremos adelante.

2. Ser como el mayordomo sagaz

He aquí el análisis de una de las parábolas de Jesús menos entendidas. Veamos cómo entender esta parábola es una de las herramientas que nos da Dios para enfrentar esta Crisis.

Dice la parábola (Lucas 16:1-13, Traducción del Nuevo Mundo):

Lucas 16:1-13

Entonces pasó a decir también a los discípulos: “Cierto hombre era rico y tenía un mayordomo, y este fue acusado ante él de manejar sus bienes en forma despilfarradora. 2 De modo que él lo llamó y le dijo: ‘¿Qué es esto que oigo de ti? Entrega la cuenta de tu mayordomía, porque ya no puedes tener a tu cargo la casa’. 3 Entonces el mayordomo dijo dentro de sí: ‘¿Qué he de hacer, ya que mi amo va a quitarme la mayordomía? No tengo las fuerzas para cavar, me da vergüenza mendigar. 4 ¡Ah!, sé lo que haré, para que, cuando sea depuesto de la mayordomía, haya quienes me reciban en sus hogares’. 5 Y llamando a sí a cada uno de los deudores de su amo, pasó a decir al primero: ‘¿Cuánto debes a mi amo?’. 6 Él dijo: ‘Cien medidas de bato de aceite de oliva’. Le dijo: ‘Toma otra vez tu acuerdo escrito y siéntate y escribe pronto cincuenta’. 7 Luego dijo a otro: ‘Y tú, ¿cuánto debes?’. Dijo él: ‘Cien medidas de coro de trigo’. Le dijo: ‘Toma otra vez tu acuerdo escrito y escribe ochenta’. 8 Y su amo alabó al mayordomo, aunque era injusto, porque obró con sabiduría práctica; porque los hijos de este sistema de cosas, en su trato con los de su propia generación, son más sabios, de manera práctica, que los hijos de la luz.

9 ”También, les digo a ustedes: Háganse amigos por medio de las riquezas injustas, para que, cuando las tales fallen, se los reciba en los lugares de habitación eternos.

10 La persona fiel en lo mínimo es fiel también en lo mucho, y la persona injusta en lo mínimo es injusta también en lo mucho. 11 Por lo tanto, si ustedes no han demostrado ser fieles en lo que tiene que ver con las riquezas injustas, ¿quién les encomendará lo que es verdadero? 12 Y si no han demostrado ser fieles en lo que tiene que ver con lo ajeno, ¿quién les dará lo que es para ustedes mismos?

13 Ningún sirviente de casa puede ser esclavo de dos amos; porque, u odiará al uno y amará al otro, o se adherirá al uno y despreciará al otro. No pueden ser esclavos de Dios y de las Riquezas”.

Notemos que en esta parábola, se alaba al mayordomo por su sabiduría práctica, no por haber despilfarrado el dinero de su amo. Es una enseñanza positiva la que nos desea transmitir Jesucristo.

El mayordomo ANTES de quedarse DESEMPLEADO evalúa con realismo sus circunstancias futuras, ahora que va a quedar sin empleo. RAZONA qué NO puede hacer. NO se engaña, diciéndose a sí mismo que puede hacer cualquier cosa. NO. Traza una estrategia realista para enfrentar su problema de forma que NO perjudique a nadie. No miente. No roba. No engaña. No manipula. En otras palabras, no busca salir del atolladero cayendo en la tentación de irse a los atajos de la situación.

Pensar antes de actuar, clave para enfrentar la crisis

Pensar antes de actuar, clave para enfrentar la crisis

Lamentablemente, muchos, por no decir la mayoría, enfrentan sus problemas económicos tratando de perjudicar a otros, estafando, defraudando, engañando, mintiendo, robando, etc. En resumen, ceden a la tentación de buscar atajos para resolver su situación económica con atajos: endeudarse más, desesperarse y caer en negocios ilícitos, etc.

En esta parábola Jesús nos exhorta a ser prudentes y previsivos, siguiendo la Regla Áurea de “hacer a otros lo que quieres que te hagan” (Mateo 7:12). Vemos en la parábola que el mayordomo se benefició a sí mismo y a los demás. Si en estos tiempos de crisis asumimos una actitud de fe y confianza, reconoceremos las oportunidades de beneficiar a otros legalmente y beneficiarnos a nosotros mismos, y obtener el dinero que requerimos.

La parábola igualmente nos enseña un hecho clave pasado por alto con frecuencia: las relaciones interpersonales. La mayoría de nosotros no sabe tratar a la gente con respeto y consideración. Obras de renombre en los últimos años como “7 hábitos de la gente altamente efectiva”, “Inteligencia Emocional”, entre tantas otras, enfatizan la necesidad de sabernos manejar internamente y saber manejar nuestras relaciones con otras personas.

Relaciones cordiales, negocios efectivos

Relaciones cordiales, negocios efectivos

El mayordomo de la parábola sabía CÓMO NEGOCIAR y lograr acuerdos escritos, obteniendo el máximo beneficio para todos los involucrados en la negociación.

¿Qué se requiere para saber negociar? Todos negociamos, bien sea un aumento de sueldo, un contrato, una licitación, una reestructuración de la deuda, etc. La cuestión es ¿CÓMO negociar con éxito? Existen hoy en día muchos audiolibros que nos enseñan cómo negociar con efectividad. Vale la pena invertir tiempo y dinero en saber tratar a las personas que no sólo estrechan nuestra mano, sino que también nos pagan y firman cheques a nuestro favor.

Es preciso además de ser de buen trato interpersonal, trabajador, no metido en chismes, si queremos retener nuestros empleos o conseguir uno, iniciar un negocio o conseguir nuevos clientes. Si tenemos nuestra propia empresa o negocio, ofrecer un producto de calidad, y buscar la excelencia ya no es un añadido, sino necesario si queremos que sean nuestros productos o servicios los que son comprados o contratados.

La fidelidad y diligencia en asuntos económicos y más en tiempos de crisis está intrínsecamente ligado a lo espiritual. Dios no puede conceder cosas valiosas como Su favor y sabiduría a quienes no saben manejar estos asuntos. Parece duro leer palabras como estas, pero es lo que plasma Jesús en sus palabras al decir que el que es “fiel en lo mínimo (los asuntos económicos), es fiel en lo mucho (los asuntos espirituales)”.

Y finaliza esta parábola con la exhortación de Jesús de no tener dos amos en la vida.

Mi amo es el dinero...

¿Mi amo es el dinero…

O lo es Jehová Dios?

O lo es Jehová Dios?

No se puede tener dos amos en la vida. He allí la necesidad de cambiar la visión: ser uno el amo del dinero, y no ser el dinero nuestro amo. Esa es la visión que plantea la Biblia: usar el dinero pero no dejarse usar por él.

3. Confiar en la abundancia:

En la actualidad, es difícil cambiar la conciencia de escasez a la conciencia de la abundancia. Negar que la abundancia y la vida abundante aún en estos tiempos de crisis es posible, sería negar el poder de Dios de proveer y dar cosas buenas. Que es posible tener casa, carro, negocios prósperos, y una vida mejor para nuestras familias y para nosotros, es lo que Dios desea darnos, y debemos luchar por eso. Dice la Biblia en Santiago 1:17 (Traducción del Nuevo Mundo):

Toda dádiva buena y todo don perfecto es de arriba, porque desciende del Padre de las luces [celestes], y con él no hay la variación del giro de la sombra.

Todo mensaje que niegue el deseo de Dios de ayudar y dar cosas buenas debe ser bien entendido. Dios desea ayudarnos en estos tiempos, pero no podemos creer que no vamos a pagar un precio por ello. Ser obedientes, agradecidos, tener fe, ser humildes, y hacer las cosas con excelencia y honestamente en estos tiempos puede compararse a los dos caminos “el ancho” y “el estrecho”, que mencionó Jesús en su Sermón del Monte (Mateo 7:13,14). Si para obtener la vida eterna hay dos caminos, el ancho y el angosto, la vida en abundancia que sólo Jehová Dios provee es en sí mismo un camino angosto.

Está claro que se requiere mucho más para enfrentar esta crisis que las herramientas propuestas. Pero todo aquel que desea evaluar la veracidad de estas palabras puede evaluarlo por sí mismo. Estos Principios FUNCIONAN, porque provienen de Dios.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: